TIPOS DE GRASA CORPORAL

A continuación, te pongo los tipos de grasa que existen, para que puedas ver la diferencia entre ellas y así tener claro cual es mejor, o cual es perjudicial y como eliminarla.

poca grasa corporal adipometro plicometro

Lo ideal es disponer de un método de seguimiento de nuestro porcentaje de grasa corporal, tienes varios, pero en esta web nos especializamos en realizarlo con un plicómetro o adipómetro, que junto a nuestra calculadora, conseguirás un valor bastante aproximado.

Grasa visceral

La grasa visceral es la más peligrosa y la que primero debemos tener en cuenta para eliminarla lo antes posible. Es la que esta conectada principalmente con la obesidad y enfermedades cardiovasculares.

Suele ser más frecuente en los hombres, y se instala alrededor del abdomen, muchas veces por una alimentación inadecuada o excesiva. Para eliminarla es necesario una dieta saludable, actividad física diaria, y con constancia poco a poco la iremos eliminando.

Grasa intermuscular

La grasa crece entre nuestros músculos a medida que vamos creciendo, es una grasa buena siempre que no llegue a un nivel muy alto y sea perjudicial para nuestra salud, y aparece de igual manera en hombres y mujeres.

Diría que es un tipo de grasa esencial, que te proporciona energía cuando eres un niño, y te proporciona protección cuando eres un adulto y por ejemplo, caes enfermo y no puedes comer durante unos días.

Grasa periférica

Es un tipo de grasa subcutánea, que se encuentra por debajo de la piel. No es tan perjudicial como la visceral, pero tener un exceso no es bueno, igualmente, con deporte y una buena alimentación es posible reducirla y eliminarla.

Es más común entre mujeres, ya que se acumula en las piernas, en la zona de los muslos y en la cadera. Como hemos comentado, no es dañina siempre y cuando no se tenga en exceso, y es casi imposible eliminarla del todo, sobre todo cuando ya vamos avanzando en la edad.

Conclusión

Espero que tengas una idea de cómo funciona la grasa en tu cuerpo y lo importante que es tener un buen equilibrio, y en el 90% de los casos se hace llevando una alimentación adecuada, saludable y sin excesos de calorías y con actividad física.

Es casi obligatorio estar en forma y cuidar un poco lo que comemos, esto no quiere decir que no nos demos algún homenaje de vez en cuando, pero siempre será con moderación y controlando de no hacerlo muy seguido.

Para ésta última opción, busca un deporte que te enganche, en la actualidad existen muchísimas opciones para elegir, con gimnasios que ofrecen todo tipo de actividades, u otras de alta intensidad como el Crossfit y el boxeo.