¿QUE SON LOS PLIEGUES CUTANEOS?

Los pliegues cutáneos son los pliegues de piel y tejido adiposo de grasa subcutánea que cubre todo nuestro cuerpo, en mayor o menos medida, dependiendo de la zona donde se encuentre, habiendo diferencias entre el hombre y la mujer por cuestión genética.

PLIEGUES CUTANEOS

Siempre hablamos de masa magra para referirnos a este concepto, que medimos en porcentaje (%) y que podemos calcular con un adipómetro o adipómetro u otros métodos que puedes ver en este artículo. Así obtendremos nuestra composición corporal de una forma aproximada o exacta.

Tipos pliegues cutáneos:

  • Pliegue subescapular
  • Pliegue tricipital
  • Pliegue bicipital
  • Pliegue pectoral
  • Pliegue suprailíaco
  • Pliegue abdominal
  • Pliegue muslo frontal
  • Pliegue axilar
  • Pliegue pierna medial

El adipómetro y plicómetro es el accesorio que mide todos estos pliegues para posteriormente obtener datos que nos servirá para conocer nuestra composición corporal, en la que deberemos tener unos valores adecuados a nuestro cuerpo, ya que unos valores altos no son nada recomendables para el cuerpo humano.

¿Cómo podemos reducir los pliegues en nuestro cuerpo?

Los pliegues que medimos nos aportarán un porcentaje que debemos de tener en cuenta a la hora de conocer en ese momento nuestra composición corporal y actuar en consecuencia, por eso es importante que cuanto menos tejido adiposo tengamos, estaremos en un balance positivo.

Hay diferentes formas para reducir los pliegues de la piel, es decir, el tejido adiposo (grasa), y las maneras más saludables con combinando alimentación y ejercicio.

En realidad es fácil, pero la tercera parte de la formula es la constancia, ya que el metabolismo de nuestro cuerpo no es instantáneo y sobre todo, dependiendo de nuestra edad, ira a una velocidad o a otra para conseguir nuestros objetivos.

¿Qué conclusiones sacamos en la medición de pliegues cutáneos?

La finalidad de estas mediciones es conocer nuestra composición corporal y comprobar que estamos dentro de unos valores normales, ya que en la actualidad, la obesidad cada vez es más frecuente y tener unos valores altos puede afectar negativamente en nuestro cuerpo.

Hay muchas razones para realizar un tipo de estudio antropométrico, la ciencia que estudia la composición corporal, para conseguir un resultado sobre el que trabajar. Muchas veces lo hacemos para fines estéticos, pero es convenientes hacerlo para valorar que nuestra densidad corporal es óptima.

Es un proceso fácil y sencillo, que con unos pocos datos podemos estar al corriente de nuestra constitución y tener unos datos para comenzar a planificar nuestra alimentación y entrenamiento en caso de deportistas.